A la espera del obispo de Roma

El padre Diego Alberto Uribe, vocero oficial de la Arquidiócesis de Medellín, cuenta cómo vivió la visita del papa Juan Pablo II y qué implica la que se aproxima con el papa Francisco.

La visita del papa Francisco a Medellín movilizó voluntades y esfuerzos articulados de la Iglesia, el Gobierno y la sociedad civil, especialmente del sector empresarial. Este es el diseño oficial con que se promocionó el segundo viaje de un pontífice a la capital antioqueña. Imagen: https://www.unencuentrodefe.com/


El papa Francisco es el tercer papa que visita Colombia y el primero de esos en ser latinoamericano. Estará del 6 al 10 de septiembre y visitará Bogotá, Cartagena, Villavicencio y Medellín, en donde dará la Santa Misa e irá a ver a los niños del Hogar San José.


Será el segundo viaje pontificio que presencia el sacerdote Diego Alberto Uribe. Cuando conversé con él, acababa de cerrar su ejemplar del libro Los viajes de Francisco para decir: “Me estoy preparando”. Hace parte de la Comisión de Teología y Pastoral del evento.


¿Qué ha generado la visita del papa?

“La iglesia lo está esperando con la alegría de quien recibe a su pastor, es una visita que está llena de expectativa. Tenemos que estar atentos porque el papa Francisco es de imprevistos: en cualquier momento deja el papel que está leyendo y ahora sí, con mayor razón, porque aquí puede hablar en español”.


¿Dará el beso al pavimento una vez aterrice?

“Eso lo usaban los papas antes, ya no”.


¿Por qué se dejó de usar?

“El papa Juan Pablo II con los años ya no lo pudo volver a realizar, el gesto lo introdujo el papa Pablo VI cuando llegó de obispo a Milán y después lo siguió utilizando en sus viajes pontificios”.


¿Qué sucederá en el Hogar San José?

“Los niños están muy ilusionados, porque el papa los escogió. La gente va a ver su salida en el papamóvil por las calles de un barrio y va a bajar por Mon y Velarde, ¡que es una loma miedosa…yo me lo imagino teniéndose del papamóvil en la bajada!”.


¿Le tocó la visita del papa Juan Pablo II?

“Claro que sí, él fue quien me ordenó como sacerdote junto a 91 sacerdotes. No soy solo testigo, sino protagonista de la visita”.

"Siendo estudiante de Arquitectura en la Universidad Nacional en Medellín, Dios me mostró el camino del seminario y me regaló el testimonio de quienes me formaron y acompañaron mi respuesta al Señor", expresó el padre Diego Uribe a la agencia Gaudium Press. Su ordenación sacerdotal la hizo el hoy santo, Juan Pablo II. Foto: Comunicaciones y Relaciones Públicas UPB.

¿Qué cambia entre la iglesia que se encontró Juan Pablo II y la que encontrará ahora Francisco?

“Juan Pablo II viene en primer lugar por hacer un apostolado de reconciliación en una Colombia que estaba en todo el furor del conflicto por el narcotráfico y la guerrilla. Acababa de pasar lo del Palacio de Justicia y la avalancha de Armero. Ahí hay una anécdota que recuerdo muy bien. Mientras que Francisco viene en medio de un proceso por la paz que ya comenzó, pero quiere recordarle a la gente que hay que emprender un camino de reconciliación”.


¿Cuál es esa anécdota?

“Estando en Roma, nos citaron a una Santa Misa por las víctimas del Palacio de Justicia y apareció el embajador temblando con un telegrama. Se lo entregó a quien estaba presidiendo, al Cardenal López. En ese momento llegó la noticia del desastre de Armero y eso aceleró la decisión del papa de venir a Colombia”.


¿Qué le piden los colombianos al papa Francisco?

“Muchos piensan que es la garantía de la paz del país. Pero la expectativa es su propuesta de trabajo. Por eso se organizó con ese lema: el papa viene a dar el primer paso. Para el Estado es un logro muy grande, que tiene un valor en el orden político.”


Pero, ¿sus motivos son políticos?

“No, porque la paz no es un problema político, no la podemos capitalizar”.


¿Qué puede decir el papa sobre la paz que no se haya dicho ya?

“El papa no puede decir nada distinto a lo que está en el evangelio: proponerle a la gente el camino del perdón y del reencuentro”.


En Villavicencio… ¿Cómo será ese encuentro con las víctimas?

“Va a beatificar a dos de ellas: al padre Pedro María Ramírez que murió en la tragedia de Armero y a un obispo antioqueño que fue asesinado por el ELN, allí va a florecer el regionalismo paisa, porque Antioquia ya tiene a Santa Laura”.


Sin ser política su visita, se reunirá con el presidente Santos… ¿cómo está planeado ese encuentro?

“Es una visita de cortesía, ya no hay actos oficiales. No va a pasar de media hora. Antes eran unas jornadas largas, en las que se hacían condecoraciones muy aparatosas y el papa no es amigo de medallas ni de cosas así”.


¿Cuál será el mensaje de Francisco para Medellín específicamente?

“Aquí le va a hablar a los sacerdotes y a las religiosas acerca de la vocación y a la gente en general, les recordará la llamada del bautismo: ser buenos cristianos”.




¡Comparte este contenido en tus redes sociales!
Publicaciones recientes
Archivo
Buscar por etiqueta