Encuentro

La mayoría de nuestros días evadimos las situaciones que nos incomodan. Postergamos los deberes, las salidas que nos dan pereza y sobre todo nos abstraemos de nosotros mismos. No me gusta la oscuridad ni el silencio por que son momentos que me permiten estar conmigo. La falta de rutina me ha llevado a preguntarme cuáles son los motivos por los que me levanto de la cama. La ausencia de una agenda y el ruido que la acompaña me han obligado a escuchar todos los pensamientos que quiero callar. Ya no puedo distraerme con el cronograma que era mi día a día, ahora tengo que encararme. El confinamiento me ha llevado a descubrirme, ha puesto a prueba la fragilidad que tiene mi alegría y me ha comprobado que sigo siendo un cuerpo y una mente en guerra.


------

Trabajo realizado para el curso Camarografía e iluminación, orientado por el profesor Carlos Sánchez.

¡Comparte este contenido en tus redes sociales!
Publicaciones recientes
Archivo
Buscar por etiqueta