Se abre un #DiarioDelParo

Compartimos algunas reflexiones que motivan a Contexto a colaborar en favor del derecho a la información de la ciudadanía. Así vemos este esfuerzo coordinado con medios universitarios e independientes de la ciudad.


Es innegable que la movilización que comenzó el 21 de noviembre marcó un punto de inflexión en la vida nacional. La protesta ciudadana de estos días para exigir la intervención en problemáticas sufridas por años y agravadas recientemente, es un fenómeno con magnitudes y alcances que no tienen antecedentes sino hasta el paro de 1977, durante el gobierno de Alfonso López Michelsen, en el que, vale decir, había reclamos coincidentes con los de estas fechas.


En la agenda de quienes siguen expresándose para exigir cambios, mantienen vigencia varios reclamos: los más de 560 asesinatos de líderes sociales entre 2016 y 2019, la escasez de respuestas estatales frente a la situación de violencia en regiones como el Cauca y el Bajo Cauca, el avance de legislaciones en materias tributaria, ambiental y económica, sin que la ciudadanía y sectores de la oposición al Gobierno sientan que han sido considerados sus cuestionamientos; el manejo dado por representantes del gobierno a aspectos de la estrategia de seguridad (que desembocaron en la renuncia del Ministro de Defensa), de las relaciones internacionales (ante el drama de la migración forzada de miles de personas al país) y de la misma movilización ciudadana (incluidas expresiones emitidas por funcionarios del alto gobierno, cuyos efectos no se previeron), entre otros asuntos que tienen relación con los compromisos adquiridos en los acuerdos con las extintas FARC.


Otro elemento notable de la movilización ciudadana es la diversidad de formas en que se ha ejercido el derecho a la protesta, muchas de las cuales muestran el rechazo a toda forma de violencia y son en sí mismas llamados a la reflexión frente a los asuntos de intereses común.


También están los efectos que han tenido todas las acciones violentas durante las protestas, los cuales es necesario ponderar. Por todo lo anterior, la de hoy es una situación frente a la que se requieren herramientas para comprender y un seguimiento capaz de poner en perspectiva los hechos.


En la tarde del 1 de diciembre, sobreponiéndonos a los hechos que horas después terminaron con la muerte del estudiante Julián Andrés Orrego, conversábamos en la Universidad de Antioquia con nuestros colegas sobre la necesidad de no dejar que se agoten los argumentos ni la deliberación en el día a día de lo que se llega a ver como un asunto de orden público local.


De este modo, un grupo de colegas de medios universitarios e independientes de la ciudad (De la Urbe, Le cuento la U, Generación Paz, Hacemos Memoria y Lluvia de Orión), nos sumamos en #DiarioDelParo, un ejercicio periodístico que busca dar cuenta cómo nuestra ciudad vive este momento de manifestación ciudadana, más allá de los reportes de movilidad y seguridad que suscita la protesta.


En medio de la convulsión y la tristeza que nos tocan por hechos que enlutan una comunidad colega en la academia y el periodismo, es un motivo de esperanza encontrarnos con pares en ese propósito, pues además, desde Contexto consideramos que, entre la persistencia de la movilización, el protagonismo de la juventud en la misma y los riesgos que para todo supone cualquier forma de violencia, son necesarias las herramientas de información que mantengan visibles y en el horizonte las razones del descontento social, las deliberaciones en torno a ellas y sus avances.


Sobre esa base y con la motivación de los periodistas en formación, nos sumamos al #DiarioDelParo junto a medios y colectivos cuya mirada sobre la situación tiene otros matices y eso es precisamente lo que nos permite sumar.


---


Siga los reportes diarios y demás contenidos de este ejercicio colaborativo en redes sociales con la etiqueta #DiarioDelParo





¡Comparte este contenido en tus redes sociales!
Publicaciones recientes
Archivo