UPB lamenta el fallecimiento de uno de sus referentes: Gildardo Lotero Orozco

Entre la comunidad de la Universidad Pontificia Bolivariana en Medellín, es unánime el sentimiento de pesar ante el fallecimiento del profesor Gildardo Lotero Orozco, que se conoció en la mañana de este 19 de marzo.


Profesores y egresados de la Facultad de Comunicación Social – Periodismo de la UPB en Medellín recordaron el trabajo de Lotero Orozco, uno de sus profesores eméritos.


“A Gildardo lo recuerdo como Maestro. Fue único en su estilo: irónico, de un fino humor negro, conocedor como ninguno de la Lengua Española, riguroso en su manejo. Y ante todo, un gran ser humano que nos enseñó el valor de la palabra”, expresó Juan Carlos Ceballos, docente e investigador de la Facultad de Comunicación Social – Periodismo, de la cual fue decano encargado Lotero Orozco.


Reconocido como una de las voces históricas de la UPB, el profesor Gildardo Lotero fue autor, entre otros libros, de los dos tomos de La Pontificia Bolivariana, texto histórico publicado en el cincuentenario de la Institución.


Gildardo Lotero Orozco es reconocido como profesor y mentor de generaciones de comunicadores y periodistas. Foto: UPB.



Considerado como uno de los pioneros de las discusiones que sobre ética y periodismo que se dieron en el país durante los años noventa, junto al profesor Juan José García posada y el periodista Javier Darío Restrepo, Lotero Orozco, también ex director del Centro de Humanidades y ex decano de la Facultad de Filosofía de la UPB, es recordado por su rigor académico y su caballerosidad en el trato con estudiantes y colegas, según anotó la profesora Erika Jaillier Castrillón.


En notas de prensa y publicaciones en redes sociales, egresados y colegas de la docencia y el periodismo ponderaron los aportes de Gildardo Lotero Orozco al pensamiento universitario y la formación de profesionales en cursos de expresión escrita, Literatura, Semiología, fundamentación social, de Ética general y profesional. La Agencia de Noticias UPB recuerda con cariño el rigor en sus clases: “Sus estudiantes lo llamaban jocosamente como “Tildardo” o Atila, el rey de los “unos””.


“Lamento profundamente el fallecimiento de mi querido profesor Gildardo Lotero. Gracias por tantos consejos y enseñanzas”, expresó la Comunicadora Susana Mejía Matallana, en uno de los grupos de la plataforma Facebook en que se leen comentarios que lamentan el fallecimiento del docente. “Una gran pérdida para nuestro gremio”, añadió la comunicadora Claudia Vélez.


A su turno, la directora de la Facultad de Comunicación Social – Periodismo, María Victoria Pabón Montealegre señaló: “Es un día triste para nuestra Facultad de Comunicación Social- Periodismo, se fue un gran maestro”.


Otra de las referencias son los debates de las clases Ética Profesional, en las que, bajo la metodología de seminario alemán, el profesor Lotero Orozco exigía y fomentaba deliberaciones respetuosas e informadas entre sus estudiantes, entre quienes se hizo conocido por señalar con frecuencia la importancia del componente ético y humano del perfil de todo profesional.


“Lo recordaremos por la pasión con la que ejercía la docencia, por su generosidad para compartir el conocimiento entre los jóvenes de muchas generaciones en la UPB y por su permanente defensa del buen uso del español. Que en paz descanse, maestro”, expresó Claudia Sánchez Aguiar, coordinadora de la Especialización en Comunicación y Periodismo Digital de la UPB.


El profesor Federico Medina Cano -otro de los referentes de la Facultad de Comunicación Social – Periodismo de la UPB en Medellín-, expresó: "Cada conversación que teníamos con Gildardo era una fiesta. De todo hablábamos: de la vida cotidiana, de los hijos, de los proyectos familiares, del futuro y los tiempos que vendrán, de la jubilación. Cada opinión estaba acompañada de una nota oportuna. Era para nosotros una persona muy cercana. Realmente sentimos su desaparición".


Sobre esta amistad, Marta Ligia Sánchez, esposa de Medina, sostuvo que su esposo Federico y Gildardo Lotero "compartieron largas horas de buenas tertulias con ese humor que nunca lo abandonó”, dijo al referirse a Lotero Orozco, quien disfrutaba de su jubilación, dedicado a su afición a la lectura, el café, la comida paisa y la música clásica.


¡Comparte este contenido en tus redes sociales!
Publicaciones recientes
Archivo
Buscar por etiqueta