No hay Tierra sin agua. Un panorama


Uno de los recursos naturales –sino el más- importante para el ser humano es el agua. Este líquido se involucra en muchas de nuestras actividades diarias y no podemos vivir más de una semana sin consumirlo. Nuestro cuerpo está compuesto mayormente por agua y el planeta también.


Aunque Medellín tiene cifras bajas en pérdida de agua, persisten factores que demandan atención al problema.

Foto: Juan Pablo Sepúlveda P.



Lamentablemente, el agua se está acabando. Del total de agua en la tierra solo el 3% es apta para el consumo humano. De esa cantidad solo el 1% es de libre acceso, ya que el 2% restante está en forma de glaciares. Las reservas de ese 1% se están agotando, y es posible que en menos de 50 años tengamos muchos problemas para tener acceso a ella.


Wikileaks reveló un informe en el que científicos de Nestlé –la compañía de alimentos más grande del mundo- aseguran que en 2025 un tercio de la población mundial va a tener dificultades para obtener agua potable, y para 2050 la disponibilidad del líquido será de menos del 40% en todo el mundo. Además, según un documento de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico), se estima que para 2050 la demanda mundial de agua va a aumentar en un 55%. Revelaciones hechas en el Foro Económico Mundial más reciente, en 2030 esta demanda habrá aumentado en el 40% en relación a la de la actualidad. Va a haber más necesidad de agua, pero mucha menos cantidad de ella.


El porqué de la falta de agua

El informe de los científicos de Nestlé advierte que la escasez de agua en el planeta se deberá a factores climáticos, el aumento de su demanda, el crecimiento de la población y las actividades económicas como la minería (que usa el agua para la extracción de metales y la contamina) y la agricultura. El 70% del consumo total de agua de los seres humanos se emplea en los usos agrícolas, y alrededor del 43% de esta agua se pierde por técnicas de riego ineficientes.


Parte de la falta de agua también se da por la dieta a base de carne, que se presenta mayormente en el hemisferio occidental del planeta, y que requiere una alta concentración de agua en cultivos de maíz y soja para alimentar a los bovinos. Una razón más de la próxima escasez de agua es que los contenedores subterráneos del líquido se están agotando, pues los ciclos climáticos afectados por la contaminación no producen recargas para los acuíferos del planeta.


Otro aspecto que hace que el agua se esté perdiendo es el gasto irracional por parte de las personas. En un baño se pueden gastar de 100 a 200 litros, y alrededor del 75% de esta agua se desperdicia. Se usan 7 litros de agua para lavarse los dientes y 6,5 de estos se desperdician. Cada vez que vaciamos el inodoro se gastan hasta 20 litros, y estos son solo algunos ejemplos, dejando afuera otras actividades como el lavado de carros y el riego a jardines.


La falta de agua potable ya es un problema de salud pública, pues causa la muerte de 2 millones de niños al año y un aproximado de 3 millones 500.000 personas debido a enfermedades relacionadas con la calidad del agua. Y con más falta de este líquido, estas cifras solo pueden aumentar.


¿Colombia y Medellín?

En Colombia, según cifras de Planeación Nacional y el Ministerio de Desarrollo Económico, se desperdicia del 43 al 50% del agua potable, y aunque cada colombiano cuenta en la actualidad con 43.000 metros cúbicos de agua para su consumo por año, de continuar el despilfarro esta cifra podría caer a 2.000 metros cúbicos por año a partir de 2020.


El Estudio Nacional de agua 2014 expresó que las pérdidas de agua en el país se dan principalmente por la contaminación de esta a partir de cargas de materiales biodegradables y no biodegradables, nutrientes y metales pesados. 205 toneladas de mercurio y 918 toneladas de otras sustancias son vertidas a los ríos colombianos cada año, producto de actividades económicas como la minería, que en muchos casos es ilegal.


Medellín, por su parte, tiene cifras bajas en relación a pérdida de agua en comparación al resto de Colombia. A través de un comunicado, Planeación Nacional expresó que en la ciudad se registran pérdidas de solo el 18%. En Medellín el Índice de Pérdidas por Usuario Facturado (IPUF) fue de 7,3 metros cúbicos por mes en 2015, según otro informe presentado por Medellín Cómo Vamos, al mes, en el Valle de Aburrá se consumen 26 millones de metros cúbicos de agua


Sin embargo, cosas como los lavaderos de carros (sobre todo los informales, que no tienen regulación en cuanto al gasto de agua) siguen aportando a la pérdida del líquido. Empresas Públicas de Medellín detectó que existen al menos 187 lugares de este tipo que despilfarran al mes más de 37 000 litros de agua potable, pues usan mangueras que dejan abiertas y no tienen los filtros necesarios para el ahorro de agua.


El ser humano debe tomar conciencia acerca del agua que necesita y el agua que gasta, para que el despilfarro no conlleve a que las próximas generaciones se queden sin este preciado líquido, o para que no suceda lo que expresó Ismail Serageldin, ex vicepresidente del Banco Mundial, quien dijo en 1995 que “las guerras del próximo siglo se librarán por agua”.








¡Comparte este contenido en tus redes sociales!
Publicaciones recientes
Archivo
Buscar por etiqueta